Hermanitas de los Pobres

VINCULACIÓN DE LA HERMANDAD CON LAS HERMANITAS DE LOS POBRES

Corría el año 1.984 cuando nuestra Sacramental Hermandad comienza una vinculación muy especial que afortunadamente, lejos de decaer, ha ido creciendo con el paso del tiempo, con una Institución muy querida por todos nosotros: La Residencia de Ancianos de as Hermanitas de los Pobres.

 Y es que fue en este año cuando se aprueba hacer una visita a tal Institución con el fin de compartir una convivencia con los ancianos residentes en el centro, para lo cual, se haría una colecta entre los miembros de la Junta de Gobierno y allegados. El gran impulsor de esta idea fue Miguel Ángel Armenteros, que la ha liderado hasta hace escaso tiempo en que dio el traspaso de ese “poder” (sin apartarse del mismo) a nuestro Grupo Joven. La visita se concretó una mañana donde se sirvió un desayuno especial a los internos de la Residencia, consistente en hornazos y chocolate.

 

Residencia de ancianos de las Hermanitas de los pobres de jaén
Residencia de ancianos de las Hermanitas de los pobres de jaén

El tiempo hizo que ese primer chispazo deviniera en hechos tan importantes como por ejemplo que las Hermanitas son madrinas de bendición del Cristo del Amor actual o la emocionantísima parada que cada Miércoles Santo el Señor de los ojos más caritativos que imaginarse se pueda ha realizado delante de la Residencia en el Paseo de la Estación, convirtiéndose el “Pescador de Hombres” entonado por los ancianos como una marcha más, una seña más de identidad de nuestro Misterio del Prendimiento.

 Nuestra juventud cofrade, ha mantenido estrechas relaciones con la Institución. EL Grupo Joven, además de seguir en la actualidad cada mañana de Martes Santo sirviendo el desayuno tras la colecta que se realiza en la comida de Hermandad del Domingo de Ramos, ha escenificado obras de teatro, belenes vivientes, ha efectuado campañas de recogida de leche, alimentos no perecederos, productos de limpieza e higiene personal, etc.

Foto de Rafa Mariscal
Foto de Rafa Mariscal

 En 1996, con motivo de la subida del Cristo del Amor a la Catedral de Jaén con motivo del Vía Crucis del Miércoles de Ceniza organizado por la Agrupación de Cofradías, se vivió a la bajada un momento muy especial, ya que el Señor se quedaría hasta el domingo posterior en la Residencia. Y es que no nos podíamos ni imaginar las emociones que nos iba a deparar una fría mañana dominical de Febrero en las Hermanitas de los Pobres, con ocasión del regreso a nuestro Templo de la Bendita Imagen. La mañana comenzó con la celebración de la Santa Misa en la Capilla de la Residencia a la que, además de estar presentes un buen número de cofrades, la práctica totalidad de los ancianos residentes en aquel lugar elevaron sus oraciones a “su Señor”, a su “Pescador de Hombres”. Cuando llegó la hora de partir hacia Cristo Rey los ancianos no pudieron ni quisieron reprimir las lágrimas. Algunos de ellos nos rogaban que no nos lo lleváramos, que lo dejásemos allí algunos días más. Y, claro está, ni pudimos ni quisimos evitar que nuestros ojos emocionados que admiraban tanto amor hacia nuestro Señor brillasen por culpa de las lágrimas. En el trayecto por el interior del patio con un par de grados de temperatura los ancianos se convirtieron en improvisados “costaleros”, como atestigua una de las fotografías que acompañan esta narración. Todo un ejemplo más del cariño de estas personas y las religiosas rectoras de la Residencia a nuestro Señor del Amor.

 Nuestra Hermandad, sigue y seguirá presta a atender en la medida de sus posibilidades, las necesidades que puedan ir surgiendo en el seno de esta entrañable casa.

Joaquín Riquelme Montoro

A %d blogueros les gusta esto: