Prisiones

Labor social con los presos de Jaén II

Foto de César Carcelen
Foto de César Carcelen

La relación de la Hermandad con el Centro Penitenciario de Jaén, se remonta desde el año de fundación de la Cofradía en 1952, a raíz del articulado de los estatutos fundaciones que prescribía uno de los fines por los cuales se debería de regir la Hermandad, denominada por entonces como “Ilustre Cofradía de Jesús del Perdón y María Santísima de la Esperanza”.

Concretamente en los artículos 1 y 51 de los mismos se recogía lo siguiente:

“El fin de esta Ilustre Cofradía es, al igual que fomentar la vida cristiana, avivar la llama de la fe a aquellos que se encuentran apartados de la Religión católica,…”

Y en relación a la Estación de Penitencia del Domingo de Ramos, se venía a indicar que:

 “Al objeto de dar mayor realce a este desfile procesional, se dispondrá lo conveniente de las autoridades Eclesiásticas y Civiles, para aquellas personas que, cumpliendo condena, se encuentren recluidas en la Prisión provincial de esta Capital, y que con motivo de la amnistía de Semana Santa serían puestos en libertad por Decreto Gubernamental, lo fueran al ser acercada la imagen de Jesus del Perdón a la Puerta de dicho Centro Penitenciario, con lo que se avivaría la llama de la fe en aquellos que se encuentren apartados de la Religión Católica”

De la lectura de ambos preceptos nos permite desvelar una naturaleza fundamentalmente caritativa de la Cofradía, concretándose en el acto de liberación de un recluso y a su vez, para el liberado tal acto tenía un carácter de reconversión y de acercamiento a la Religión Católica.

De este modo, 2 años y medio después de fundarse la Cofradía, se solicita por los integrantes de la misma, dar cumplimiento con el máximo interés a lo que preceptuaban los estatutos.

El primero de los presos que la Cofradía liberó, fue en 1955, y el ultimo en 1974.

En 1955, se aprobó por unanimidad la entrega de un pergamino al Ilmo. Director General de prisiones, el cual fue nombrado Presidente de Honor de la Cofradía, para que cumplimentara la orden de libertad en él.

Desde 1955, Jesus del Perdón portaba entre sus manos la correspondiente orden de libertad, hasta la Prisión provincial, desde allí, el Hermano Mayor se lo cogía para dárselo al director de la prisión, haciendo lectura del mismo, y posteriormente desde allí, liberar al preso decidido, que acompañaría desde ese instante detrás del paso del Señor, vestido con la túnica nazarena.

Se iniciaba así una serie ininterrumpida de 20 años de liberaciones de penados, en nuestra Hermandad. Estas ceremonias despertaron una gran expectación en el pueblo de Jaén y eran siempre seguidas de una gran muchedumbre.

A continuación recojo la crónica que editara el periódico El Ideal de Jaén en 1967.

“Conforme se acerca la hora de la llegada de Jesús del Perdón, a la Prisión, Jaén entero baja a presenciar su misericordia divina. Hay unos momentos de religioso y profundo silencio. Tan solo se oye el gemir de algunos pechos pidiendo que sea un familiar o amigo el que la dicha de la libertad alcance. Plegarias íntimas, frases subjetivas, rogativas intrínsecas, son expresadas en ese silencio impresionante de los mayores deseos.

Jesús de para enfrente de la cárcel trayendo entre sus manos la libertad. Parece consolar a todos. Su mirada piadosa, conmiserativa, habla elocuentemente de la grandeza que significa hacer el bien al prójimo. El hermano mayor llama a la puerta de la Prisión que estaba cerrada. Son como aldabonazos dados en cada uno de los pechos que esperan la libertad. Han abierto, se entrega la orden y a poco con túnica de la Hermandad y capirote sin montar sale el escogido o agraciado con el perdón de su pena. Nadie ha visto su cara, sin embargo los familiares le abrazan, lloran y los compañeros de la prisión le despiden desde las rejas con las mejores saetas salidas del corazón”.

La labor de la Hermandad con el tiempo no se limitaría a ese momento puntual de la liberación de un preso el día de la Estación de Penitencia, sino que comenzaría a celebrar actividades de integración y acompañamiento de los penados de carácter social. Como fueron  la celebración de comidas de Hermandad  dentro del recinto penitenciario, y que eran servidas por los miembros de la Hermandad, actividad ésta que se realizaba periódicamente hasta el año 1974.

Más recientemente, la colaboración de la Hermandad con los residentes del Centro Penitenciario, se transforma  en otro tipo de actividades coordinados con la Pastoral Penitenciaria de  Jaén, y consistentes en la celebración de tres sendas  jornadas de convivencia anuales con los presos, dichas jornadas comprendían la realización de una serie de actividades lúdicas y de fomento del amor fraterno, y del sentido de Hermandad, donde se les transmitían el sentimiento de que no están solos en su mundo, sino que afuera hay personas que piensan y rezan por ellos.

Las actividades realizadas son las siguientes:

* Celebración de partidos de futbol dentro del recinto penitenciario de Jaén II.

 * Realización de itinerarios turísticos, a través de visitas guiadas por la ciudad de Jaén, concretamente se enseña a los presos la Santa Iglesia Catedral de Jaén, la Basílica menor de San Ildefonso, Baños árabes, la judería, etc,. Donde los miembros de la Hermandad actúan como guías, y acompañantes de los mismos.

* Celebración de una comida de Hermandad en el patio de la Iglesia de Cristo Rey, elaborada y servida por nuestra Hermanas Camareras.

Foto de César Carcelen
Foto de César Carcelen

También la Hermandad dentro de la labor social que realiza con este colectivo, atiende en función de sus posibilidades las necesidades que ellos nos demanden, como por ejemplo la petición que nos realizaron en el año pasado 2012, sobre la posibilidad de poder adquirir un frigorífico y una lavadora, para los internos el modulo 7 de la Prisión Provincial de Jaén. Petición que fue finalmente atendida.

Es por ello, que se deduce la gran implicación que la hermandad desde sus orígenes ha tenido con la Institución de prisiones en nuestra ciudad de Jaén, de ahí que dicha institución esté todos los años representada en nuestra Estación de Penitencia del Miércoles Santo en calidad de Hermana Mayor Honoraria.

Aunque actualmente la Hermandad no libera a un preso como si pasaba antiguamente, si se sigue manteniendo la tradición de que unos cuantos presos elegidos por Instituciones Penitenciarias de Jaén, puedan acompañar por unas horas detrás de nuestro Titular Jesús del Perdón, en los últimos años hasta un total de 7 internos por año, llevando el hábito nazareno y una cruz.

Para el próximo año 2014, desde la Hermandad se realizará las gestiones que sean oportunas, para poder recibir la aprobación definitiva del Ministerio Fiscal, y del Consejo de Ministros, en reconocimiento por la labor social realizada con los internos, y que esa aprobación sea materializada con la liberación de un preso.

Francisco Javier Vílchez Puertollano

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: