Los Agentes Comerciales de Jaén

Foto de Joaqui Riquelme
Foto de Joaqui Riquelme

María Santísima de la Esperanza, de Jaén.

Excelsa Patrona de los Agentes Comerciales de la provincia de Jaén

que se venera en la Iglesia Parroquial de Cristo Rey.

Decreto Episcopal

Autorizando el Patronazgo de la Santísima Virgen de la Esperanza a favor del Cuerpo de Agentes Comerciales.

OBISPADO DE MADRID-ALCALA

Considerando digna de aprobación y alabanza la devoción que los Colegios de Agentes Comerciales profesan a la Santísima Virgen de la Esperanza y accediendo a sus piadosas súplicas y salvo las prerrogativas de la Santa Sede, a tenor del canon 1278; por lo que a Nos toca: Venimos en aprobar y bendecir y por las presentes aprobamos y bendecimos el acuerdo tomado por los miembros de la Junta Central de Colegios de Agentes Comerciales de España, residente en esta Capital de Nuestro Obispado, por el que se ponen bajo la especial protección de Nuestra Señora de la Esperanza.

Dado en Nuestro Palacio episcopal de Madrid a dieciséis de diciembre de mil novecientos cuarenta y cinco.

Firmado:
Leopoldo, Obispo de Madrid-Alcalá

Ideario Espiritual

 Monografía editada por la entonces denominada Junta Central de Colegios de Agentes Comerciales de España en 1.951, con motivo de las Bodas de Plata de nuestro Cuerpo Profesional, bajo el título “EL CUERPO DE AGENTES COMERCIALES.- VEINTICINCO AÑOS DE COLEGIACIÓN OFICIAL. 1926-1951”

 

         Propongámonos en toda tarea humana este lema: La Fe y las Obras. ¿Se concebirá todavía por alguien una obra sin fe? ¿Una obra sin ideal?  Y la Colegiación, que nació para realizar la gran obra de servir las aspiraciones de un común destino profesional, no podía hoy estar ausente de la fe. Necesitaba un Ideario Espiritual.     Inspirándose en él, la Junta que actualmente rige los destinos de la Colegiación, buscó en el año 1945 un Santo Patrono, un abogado celestial, que a nosotros, mediadores por oficio, nos sirviese también de mediador, pero de mediador excelso, para llevarnos hacia Dios.     Y lo encontró.

                                               DIOS TE SALVE… ESPERANZA NUESTRA

         Encontró ese mediador, precisamente en la Santísima Virgen de la esperanza, que simboliza con su nombre, esa esperanza que ponen en todos sus actos cotidianos, aquellos que se dedican a nuestra profesión.

         Fue expuesta la idea ante la jerarquía eclesiástica que la aceptó complacido, y pocos días después, el Excelentísimo y Reverendísimo Señor Obispo de Madrid-Alcalá, otorgó el Breve o Cédula, declarando oficial el Patronazgo de la Virgen sobre nuestra Corporación profesional.

Ya tenía los Colegios de Agentes Comerciales su excelsa Patrona. Desde entonces, el 18 de diciembre de cada año, en todos los Colegios de España se reúne casi íntegramente el censo para celebrar solemne función religiosa y cantar la Salve a la Señora, regocijándose después sanamente en una fiesta de camaradería y amistad.

¿Qué todo eso es Poesía? –  dirán algunos.

Quizá. Pero a esos podría contestárseles con aquella frase del primer Capitán de la Falange:  “A los pueblos no los han movido nunca más que los poetas, y ¡ay del que no sepa levantar frente a la prosa que destruye, la poesía que promete!” Rindamos culto a esa poesía prometedora, honrando estas páginas con un acto de consagración de fe a la Santísima Virgen, de quien tanto podemos esperar.

Y así como aquel navegante de la antigüedad mitológica, decía invocando a Neptuno:  “Aunque tú, dios, puedas perderme o salvarme, yo mantendré siempre derecho mi timón”,  nosotros, en cambio, más humildes, porque procuramos imitar al que dio ejemplo de humildad en el Gólgota, invoquémosla así:

¡Oh María, mediadora de todas las gracias… Esperanza nuestra…, yo sé que puedo perderme o salvarme, pero yo te ruego, María, que intercedas cerca de Dios, tu Divino Hijo, y me ayudes a mantener derecho mi timón. Ese timón, que para los Agentes Comerciales no puede ser otro que el de la honradez y la probidad.

Momento de la bendición de nuevo guión del Colegio de Agentes Comerciales de la provincia de Jaén, el 18 de diciembre de 2010, bordado en el taller jiennense de Javier García y Martín Suarez, ofrecido por Marciano Muñoz Vera como Presidente del Colegio Oficial de Agentes Comerciales al entonces Hermano mayor de la cofradía Francisco Javier Palomo Marín.

El escudo del Colegio en el manto de Nuestra Señora de la Esperanza

Como corresponde, el manto de la Virgen de la Esperanza, tenía que ser verde oliva, emblema y símbolo de los campos jiennenses, el color que anuncia la recolección de la aceituna y en la esperanza económica de la provincia de Jaén; un verde en este caso, del terciopelo italiano oscuro, como es el manto con caídas de encaje de oro, destacando en el mismo, el bordado en tamaño de metro y medio, del escudo del Colegio Oficial de Agentes Comerciales, labor de la señorita De Giuli ofrecido y costeado por el mencionado organismo.

La Virgen de la Esperanza y los agentes comerciales

¿ De qué se vive en la vida?. El camino del trabajo, de la gloria, de la eternidad, se llama en el argot del Agente Comercial, flores de la esperanza. La Virgen alimenta con su mensaje espiritual el alma, y ésta, tiende a exacerbar el deseo, la dicha, y el abrir horizontes nos muestra en todo su esplendor el amor.

        Pero el amor como la esperanza es comparable con el mar, que unas veces es sosiego, calma, espejo donde se refleja el maravilloso cielo o la madre naturaleza en su granítica existencia, y otras, vendaval, furia, algo nefasto que con su trágico oleage penetra en la tierra causando víctimas. Nuestra Patrona alimenta nuestra vida de paz, pero el consumo de algunos dias en nuestro trabajo es, como una galerna que no nos deja alcanzar la orilla de nuestro hogar, para descansar de las amarguras sufridas e inunda nuestro ser.

Foto de Joaquin Riquelme
Foto de Joaquin Riquelme

La Virgen de la Esperanza en el siglo VII supo de la explosión de fé, del deleite divino que impregnó a San Eugenio en el décimo Concilio de Toledo (año 656) cuando se declaró que “el octavo día antes del nacimiento del Señor, se consagre con toda solemnidad al honor de su Madre. De esta manera, asi como la Natividad del Hijo se celebra durante ocho dias seguidos, del mismo modo podrá tener una Octava la festividad sagrada de María”, siendo el 18 de Diciembre el día de “Santa María”, uno de los más excelsos que ha tenido y tiene desde la Edad Media nuestros pueblos hispanos.

        Nuestra profesión es el navío de la fé desde que sale hasta que regresa. Ella, la Virgen de la Esperanza es nuestra luz, el himno silencioso que deleita al músico o recita el poeta en ese largo caminar cotidiano en que a veces se avanza en la oscuridad del cometido para rasgar el velo de la noche y que penetre el alba que alegremente despierte el peregrinar de nuestro trabajo.

        Los lazos que nos une a los Agentes Comerciales son muchísimos, fidelidad, compañerismo, amistad, afecto…, pero en realidad, lo que conduce en todo momento a nuestro corazón, lo que le hace latir de verdad es asomarnos a la ventana de la vida ante un relax llamado Esperanza, que nos hace soñar despierto y que al sembrar recogemos los frutos del trabajo en el otoño de la existencia.

        Juventud en tu espíritu, estilo de un ideal semiimposible y flores que nunca se marchitan en tu alma, son los resplandores de un Agnete Comercial que cabalga a veces como Don Quijote, con un caudal de fantasia y pedimos seguir siempre caminando bajo el patrocinio de la Virgen de la Esperanza. Asi sea.

   Lorenzo Guerrero Palomo